Fretum Gaditanum – se juntan los mares, se apartan dos mundos.


The Strait of Gibraltar, a narrow passage that connects the Atlantic Ocean to the Mediterranean Sea, connecting or dividing very different realities from the European, Iberia Peninsula to the mother Africa’s Morocco. However the hard times we are living in, and how this place dictates life or dead for those who attempt to cross the rough seas, the Strait of Gibraltar hides amazing beauty. In its shores there are unexpected singularities, that are, and will remain unnoticed, by those that (like moths at night) are just attracted by the lights of the cities. Dare to penetrate the insides of the bushes and hills, hike up the fresh-water streams and explore the shorelines. You’ll see what few others do while they rush through the winding roads of the strait and fail to unravel its mysteries.

I’ve found this text which reflects a lot of the modern and on-going history of this place. I will not even try to translate, sometimes good words may stay as they were written.
I am sorry to non-Latin readers.

texto de JOSÉ SARAMAGO
“Acerca de la inmigración en el estrecho de Gibraltar”

Que tire la primera piedra quien nunca haya tenido manchas de emigración en su árbol genealógico… Así como en la fábula del lobo malo que acusaba al inocente cordero de enturbiar el agua del arroyo de donde ambos bebían, si tú no emigraste, emigró tu padre, y si tu padre no necesitó mudar de sitio fue porque tu abuelo, antes, no tuvo otro remedio que ir, cargando la vida sobre la espalda, en busca de la comida que su propia tierra le negaba. Muchos portugueses (¿y cuántos españoles?) murieron ahogados en el río Bidasoa cuando, noche oscura, intentaban alcanzar a nado la otra orilla, donde se decía que el paraíso de Francia comenzaba. Centenas de millares de portugueses (¿y cuántos españoles?) tuvieron que adentrarse en la llamada culta y civilizada Europa de allá de los Pirineos, en condiciones de trabajo infame y salarios indignos. Los que consiguieron soportar las violencias de siempre y las nuevas privaciones, los supervivientes, desorientados en medio de sociedades que los despreciaban y humillaban, perdidos en idiomas que no podían entender, fueron poco a poco construyendo, con renuncias y sacrificios casi heroicos, moneda a moneda, céntimo a céntimo, el futuro de sus descendientes. Algunos de esos hombres, algunas de esas mujeres no perdieron ni quisieron perder la memoria del tiempo en que padecieron todos los vejámenes del trabajo mal pagado y todas las amarguras del aislamiento social. Gracias sinceras les sean dadas por haber sido capaces de preservar el respeto que debían a su pasado. Otros muchos, la mayoría, cortaron los puentes que los unían a aquellas horas sombrías, se avergonzaron de haber sido ignorantes, pobres, a veces miserables, se comportaron como si la vida decente, para ellos, sólo hubiera comenzado verdaderamente y por fin el día felicísimo en que pudieron comprar su propio automóvil. Esos son los que estarán siempre dispuestos a tratar con idéntica crueldad e idéntico desprecio a los emigrantes que atraviesan ese otro Bidasoa más largo y más hondo que es el Estrecho de Gibraltar, donde los ahogados abundan y sirven de pasto a los peces, si la marea y el viento no prefirieron empujarlos a la playa, hasta que la guardia civil aparezca y se los lleve. A los supervivientes de los nuevos naufragios, a los que pusieron pie en tierra y no fueron expulsados, les espera el eterno calvario de la explotación, de la intolerancia, del racismo, del odio a la piel, de la sospecha, del envilecimiento moral. Aquel que antes fue explotado y perdió la memoria de haberlo sido, acabará explotando a otro. Aquel que antes fue despreciado y finge haberlo olvidado, refinará su propia capacidad de despreciar. Aquel a quien ayer humillaron, humillará hoy con más rencor. Y helos aquí, todos juntos, tirándole piedras a quien llega hasta esta orilla del Bidasoa, como si ellos nunca hubieran emigrado, o los padres, o los abuelos, como si nunca hubieran sufrido de hambre y desesperación, de angustia y de miedo. En verdad, en verdad os digo, hay ciertas maneras de ser feliz que son simplemente odiosas.

Source: http://www.amediavoz.com

1_1500

3_1500 4_1500 5_1500 6_1500 7_1500 8_1500 9_1500 10_1500 11_1500 12_1500 13_1500 14_1500 15_1500 16_1500 17_1500 18_1500 19_1500 20_1500 21_1500 22_1500 23_1500 24_1500 25_1500 26_1500 27_1500 28_1500 29_1500 30_1500 31_1500 32_1500 33_1500 34_1500 35_1500 36_1500 37_1500 38_1500 40_1500

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s